Aprendizaje: 10 claves para su desarrollo


¿cómo mejorar la capacidad de aprendizaje?


 

La neurociencia actual nos permite observar al cerebro mientras aprende y conocer cómo funciona el proceso de aprendizaje.

Se ha demostrado que cuando se aprende se modifica la estructura cerebral y se generan nuevas conexiones o redes neuronales.

Por lo tanto, sabemos que el cerebro es moldeable y  que podemos desarrollar y mejorar las capacidades.

 

¿Cómo se da el proceso de aprendizaje?

El centro de las emociones (sistema límbico) realiza un análisis por adelantado y decide transmitir o no el mensaje recibido.

Es casi imposible aprender sin una implicación emocional. La curiosidad y la ilusión  fomentan una mayor atención.

Así aumentan las probabilidades de que lo que se aprende quede almacenado en forma de nuevas conexiones neuronales.

Cada vez que se aprende se modifica del  cerebro y para que se mantenga necesita seguir practicando y lograr mayor experiencia.

Para pasar de lo que se recuerda durante unos días o unas pocas horas (memoria a corto plazo) a un aprendizaje más consistente (memoria a largo plazo) se debe tener disciplina y persistir.

Lo nuevo debe ser esencial y estar dotado de significado para que se libere el denominado abono neuronal:

La dopamina, que aumenta la motivación para seguir realizando estos comportamientos.

 

¿Cómo se puede mejorar la capacidad de aprendizaje?

  • Entrenando poco a poco y paso a paso: ajustar resultado y abstraer a otras situaciones.
  • De forma lúdica: evitar sanciones o posibles consecuencias negativas para querer probar.
  • Por imitación de modelos: a través de las neuronas espejo aprendemos por imitación.
  • Multisensorialidad: implicar la mayor cantidad de canales sensoriales, mayor facilidad de acceso.
  • Mejorar el entorno: un ambiente enriquecido, estimulante, sin interferencias, favorece el aprendizaje.
  • Probar diferentes estrategias: adaptar la forma de aprender a la individualidad de cada persona.
  • Oxigenación: un ambiente ventilado y fresco aumenta la concentración y la capacidad de reacción.
  • El descanso: las neuronas trabajan todo el día y necesitan pausas para poder asimilar las nuevas vivencias, experiencias y conocimientos adquiridos. Sueño regular y pausas entre tareas.
  • La alimentación: nuestro cerebro para aprender necesita estar nutrido y es básico beber mucha agua.
  • El movimiento: el ejercicio no sólo fortalece a nuestro cuerpo sino que también a nuestro cerebro y por lo tanto a nuestras neuronas. Se liberan neurotransmisores que inciden en un buen aprendizaje. La dopamina motiva, la noradrenalina activa y la serotonina incrementa la autoconfianza, el buen humor y reduce estados de miedo.

Estos tres últimos de no estar cuidados no tendremos unas neuronas efectivas ni un aprendizaje óptimo.

 

Es importante conocer cómo funciona el cerebro para poder llevar a cabo actuaciones para mejorar nuestras capacidades, ser modelos para los niños y enseñarles buenos hábitos para que desarrollen todo su potencial.

 

 

Comparte si crees que puede serle de utilidad a otras personas. Gracias!!! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *